La baja por maternidad

La baja por maternidad es el periodo en el cual las mujeres trabajadoras tienen derecho a ausentarse del trabajo mientras perciben la totalidad de su sueldo.

Aunque como veremos en el artículo, es posible que parte de la duración de la baja sea cedida al padre, si que trabaja. Además, la duración de la baja es diferente si el hecho causante es por parto o por adopción. Además también se aumenta en caso de partos múltiples.

Durante el tiempo de maternidad, el contrato de trabajo se mantiene suspendido con la empresa y el obligado a abonar el salario es la Seguridad Social.

Este derecho es concedido de manera amplia en el sentido de que no sólo incluye la maternidad por nacimiento, sino que también abarca los casos de adopción.

Duración de la baja por maternidad en caso de parto

En el supuesto de parto, la suspensión del contrato tendrá una duración de dieciséis semanas ininterrumpidas, ampliables en el supuesto de parto múltiple en dos semanas más por cada hijo a partir del segundo. Es decir, que si nacen dos hijos, el periodo de maternidad será de 18 semanas.

Este periodo de 16 semanas puede ser distribuida por la trabajadora de la manera que quiera, siempre que obligatoriamente seis semanas deben de ser disfrutadas inmediatamente después  del parto.

En ocasiones, la trabajadora puede coger la baja por incapacidad temporal si no puede trabajar de manera adecuada por causa del embarazo, o también puede tener derecho a la baja por riesgo durante el embarazo.

Por último, es importante indicar que el periodo de 16 semanas corresponden a un descanso a jornada completa, pero que se puede disfrutar de la maternidad a tiempo parcial.

Para disfrutar el permiso a tiempo parcial es imprescindible que exista acuerdo con el empresario, y puede afectar a las 16 semanas a excepción de las seis semanas que deben disfrutase inmediatamente después del parto.

Durante este tiempo no se pueden realizar horas extraordinarias.

Se disfrute en jornada o completa, el permiso ha ser realizado de manera ininterrumpida, por lo que no caben pausas del permiso con el fin de alargarlo o disfrutarlo en otro momento. Una vez se comienza con el permiso de maternidad no se puede paralizar.

¿Cuándo y como puede disfrutarlo el padre?

El primer requisito para que el padre pueda disfrutar del permiso de maternidad es que también trabaje. El segundo de los requisitos es que la madre quiera cederle parte del periodo de descanso.

El periodo puede ser disfrutado de manera simultánea por ambos progenitores, pero nunca podrá superar las 16 semanas.

Aunque hay que recordar, que a partir del año 2017 el permiso de paternidad es de cuatro semanas, ampliándose así los 13 días que se concedían anteriormente.

Parto prematuro

En los casos de parto prematuro y en aquéllos en que, por cualquier otra causa, el neonato deba permanecer hospitalizado a continuación del parto, el período de suspensión podrá computarse, a instancia de la madre, o en su defecto, del otro progenitor, a partir de la fecha del alta hospitalaria. Se excluyen de dicho cómputo las seis semanas posteriores al parto, de suspensión obligatoria del contrato de la madre.

En los casos de partos prematuros con falta de peso y aquellos otros en que el neonato precise, por alguna condición clínica, hospitalización a continuación del parto, por un período superior a siete días, el período de suspensión se ampliará en tantos días como el nacido se encuentre hospitalizado, con un máximo de trece semanas adicionales.

Fallecimiento de la madre

En caso de fallecimiento de la madre, con independencia de que ésta trabajara o no, el otro progenitor podrá hacer uso de la totalidad, o de la parte que reste, del periodo de suspensión computado desde la fecha del parto, y sin que se descuente del mismo la parte que la madre hubiera podido disfrutar con anterioridad al parto.

Fallecimiento del hijo

En el supuesto de fallecimiento del hijo, el período de suspensión no se verá reducido, salvo que, una vez finalizadas las seis semanas de descanso obligatorio, la madre solicitara reincorporarse a su puesto de trabajo.

Duración de la baja en caso de adopción y acogimiento

En los supuestos de adopción y de acogimiento, la suspensión tendrá una duración de dieciséis semanas ininterrumpidas, ampliable en el supuesto de adopción o acogimiento múltiples en dos semanas por cada menor a partir del segundo.

Dicha suspensión producirá sus efectos, sin que en ningún caso un mismo menor pueda dar derecho a varios períodos de suspensión, a elección del trabajador :

  • A partir de la resolución judicial por la que se constituye la adopción.
  • A partir de la decisión administrativa o judicial de acogimiento, provisional o definitivo.

En caso de que ambos progenitores trabajen, el período de suspensión se distribuirá a opción de los interesados, que podrán disfrutarlo de forma simultánea o sucesiva, siempre con períodos ininterrumpidos y con los límites señalados. En los casos de disfrute simultáneo de períodos de descanso, la suma de los mismos no podrá exceder de las dieciséis semanas o de las que correspondan.

Discapacidad del hijo o del menor adoptado o acogido

En el supuesto de discapacidad del hijo o del menor adoptado o acogido, la suspensión del contrato tendrá una duración adicional de dos semanas. En caso de que ambos progenitores trabajen, este período adicional se distribuirá a opción de los interesados, que podrán disfrutarlo de forma simultánea o sucesiva y siempre de forma ininterrumpida.

Cuantía y requisitos para la prestación económica

La prestación por maternidad que abona la Seguridad Social es del 100% del salario, por lo que los trabajadores no se deben de ser perjudicados por el hecho de ser padres.

En cualquier caso, para poder cobrar esa prestación se deben de cumplir una serie de requisitos que explicamos a continuación.

Son beneficiarios del subsidio por maternidad los trabajadores, independientemente de su sexo, que disfruten de los descansos indicados anteriormente y que reúna los siguientes requisitos:

  • Estar afiliados y en alta o en situación asimilada al alta.
  • Tener un cubierto un periodo de cotización mínimo de:
    • Si el trabajador tiene menos de 21 años de edad en la fecha del parto o en la fecha de la decisión administrativa o judicial de acogimiento o de la resolución judicial por la que se constituye la adopción, no se exigirá período mínimo de cotización.
    • Si el trabajador tiene cumplidos entre 21 y 26 años de edad en la fecha del parto o en la fecha de la decisión administrativa o judicial de acogimiento o de la resolución judicial por la que se constituye la adopción: 90 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al momento del inicio del descanso o, alternativamente, 180 días cotizados a lo largo de su vida laboral con anterioridad a dicha fecha.
    • Si el trabajador es mayor de 26 años de edad en la fecha del parto o en la fecha de la decisión administrativa o judicial de acogimiento o de la resolución judicial por la que se constituye la adopción: 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al momento del inicio del descanso o, alternativamente, 360 días cotizados a lo largo de su vida laboral con anterioridad a dicha fecha.

En el supuesto de parto y con aplicación exclusiva a la madre biológica la edad indicada será la que tenga cumplida en el momento de inicio del descanso.

En los casos de pluriempleo, o pluriactividad el beneficiario disfrutará de los descansos y prestaciones por maternidad en cada uno de los empleos de forma independiente e ininterrumpida.

¿Quién tiene derecho a la prestación?

Cuando el periodo de descanso sea disfrutado, simultánea o sucesivamente por los dos progenitores, ambos tendrán el derecho al subsidio si reúnen las condiciones de forma independiente.

En el supuesto de parto, si se produjese el fallecimiento de la madre, el otro progenitor tendrá derecho a la prestación económica por maternidad. En estos casos, el disfrute de esta prestación es compatible con el derecho al subsidio por paternidad.

Inicio de la prestación

El derecho a la prestación nace a partir del día del parto o desde el inicio del descanso, de ser éste anterior; en los casos de adopción y tutela, a partir de la resolución judicial y en los casos de acogimiento, a partir de la decisión administrativa o judicial.

Cálculo de la prestación

El subsidio es del 100% de la base reguladora correspondiente.

La base reguladora es la base de cotización por contingencias comunes del mes anterior al de inicio del descanso. 

Normalmente suele aparecer en la parte de baja a la izquierda en el recibo de la nómina.

Es decir, que la cuantía de la prestación económica es el 100% del salario que percibe el trabajador en el momento en que se comienza a disfrutar de la baja por maternidad, cogiendo como referencia la base de contingencias comunes del mes anterior .