twitterfacebookgooglerss

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

El despido de las empleadas del hogar

Las empleadas de hogar

La relación especial de las empleadas del hogar está regulada por el Real Decreto 1620/2011, y en el mismo viene recogido el derecho a indemnización de las empleadas del hogar así como el procedimiento a seguir en caso de extinción de la relación laboral.

No obstante, también habrá que tener en cuenta para las empleadas del hogar cuyo contrato de trabajo es anterior al 18 de noviembre de 2011, fecha en que entró en vigor el anterior decreto, el Real Decreto 1424/1985. Este Real Decreto determinará la indemnización en caso de extinción de la relación laboral por desistimiento del empleador.

En definitiva, los derechos y la indemnización que le corresponde al trabajador dependerá de en qué fecha se formalizó el contrato.

Tipos de despidos e indemnización de cada uno

La extinción de la relación laboral se puede producir por las siguientes causas a iniciativa del empleador:

  1. Desistimiento del empleador: El empleador puede, sin la necesidad de indicar una causa, extinguir la relación laboral abonando al trabajador una indemnización de doce días por cada año trabajado con el límite de nueve mensualidades. Además, se deberá de realizar un preaviso de 20 días en caso de que la relación laboral supere el año de duración, o de siete días en caso contrario. Si el preaviso no se cumple, se deberá de abonar un día de salario por cada día de ausencia de preaviso. La indemnización debe abonarse en el momento que se comunica la extinción de la relación laboral en metálico.
  2. Despido disciplinario: En caso de un incumplimiento grave y culpable del trabajador, el titular del hogar familiar podrá extinguir la relación laboral sin derecho a una indemnización ni necesidad de preaviso. Las causas que motiven el despido se deberán indicar en la carta de despido que deberá entregarse por escrito al trabajador.

No obstante, si el empresario extingue la relación laboral y no sigue el procedimiento adecuado indicado en los anteriores puntos, el despido será declarado improcedente y otorgará el derecho del trabajador a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado con el límite de doce mensualidades.

Por ejemplo, el despido deberá ser declarado improcedente si:

  • en el caso de un despido disciplinario, el empresario no entrega una carta de despido, o las causas indicadas en la carta de despido no son ciertas o no justifican el despido
  • en el caso de la extinción por desistimiento del empleador, no abonan al trabajador la indemnización que le corresponde de la forma correcta, ya por que le abone menos de lo que le corresponde acorde con su salario y antigüedad o por que se la abona más tarde, una vez finalizada la relación laboral.

Para conseguir esta indemnización, y salvo que el empleador lo abone de manera voluntaria, el trabajador estará obligado a impugnar judicialmente la decisión empresarial en un plazo de 20 días hábiles desde la fecha de efectos de la medida.

Es importante, estar pendiente del plazo de 20 días hábiles, ya que una vez transcurrido no se podrá hacer nada.

La impugnación judicial se realiza en primer lugar, presentando una papeleta de conciliación laboral, y en caso de no alcanzar un acuerdo, presentar la perceptiva demanda ante los juzgados de lo social. Par este procedimiento no es necesario ser defendido por un abogado, sino que el trabajador puede defenderse a sí mismo.

Excepción para las empleadas del hogar con una antigüedad anterior al 18 de noviembre de 2011

Si el trabajador estaba contratado antes del 18 de noviembre de 2011, la indemnización en caso de extinción de la relación laboral por desistimiento de la relación laboral no es de 12 días por año trabajado con un limite de seis mensualidades, sino que los trabajadores tienen derecho a siete días por año trabajado con un límite de nueve mensualidades en virtud del Real Decreto de 1985.

Todo lo demás en cuanto al preaviso y procedimiento indicado con anterioridad no varía, y si el despido es declarado improcedente, también tendrán el derecho a los 20 días por año trabajado con el límite de doce mensualidades.

Es de aplicación esta indemnización y este real decreto, por que así lo establece la Disposición transitoria primera: Contratos en vigor del Real Decreto 1620/2011: “No obstante, la cuantía de la indemnización prevista a la finalización del contrato por desistimiento conforme al artículo 11.3, se aplicará a los contratos que se concierten a partir de la fecha de entrada en vigor de este real decreto”.

El derecho al finiquito

Siempre que se produce la extinción de la relación laboral, independientemente de la causa y el procedimiento que se siga, el trabajador tiene derecho al finiquito.

Este documento debe contener, además de la indemnización indicada anteriormente -si es que se tiene derecho a ella-, las siguientes cuantías:

  1. Vacaciones generadas en el año natural y todavía no disfrutadas.
  2. Parte proporcional de las pagas extraordinarias si es que no se tienen prorrateadas.

Que se tenga derecho al finiquito no quiere decir que se adeuda alguna cantidad, ya que puede darse el caso de que el empleador no adeude ninguna cantidad, ya que las pagas extras están prorrateadas y las vacaciones se han disfrutado en su totalidad.

En esta entrada puedes aprender a como calcular el finiquito.

Baja voluntaria

En caso de que la extinción de la relación laboral se produzca a instancias del trabajador, a través de una baja voluntaria o un abandono del puesto de trabajo, no se tendrá derecho a ningún tipo de indemnización aunque sí al finiquito. 

También te puede interesar…

Abogado especializado en laboral y Civil (A Coruña).

Valora este artículo.

NO SE RESUELVEN CONSULTAS EN LOS COMENTARIOS, LAS DUDAS SE DEBEN DE PLANTEAR EN FORUM DERECHO
Realizar consulta

Leave A Reply