El artículo 46.3 del Estatuto de los trabajadores regula la excedencia por cuidado de un hijo, o por el cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que no puedan valerse por sí mismos, y no desempeñe actividad retribuida.

La excedencia por cuidado de un hijo o familiar

Este tipo de excedencias, las empresas están obligadas a permitir que el trabajador disfrute de la excedencia cuando cumplan los requisitos exigidos en el convenio colectivo, teniendo en cuenta que es indiferente el tipo de contrato y antigüedad que tenga el trabajador.

Esta excedencia constituye un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

La excedencia por cuidado de un hijo no es equiparable a una excedencia voluntaria, sino que responde a una causalidad, y por lo tanto sus efectos en cuanto a antigüedad y reserva de puesto son diferentes.

Requisitos y duración por cuidado de un hijo

El trabajador puede solicitar la excedencia cuando lo estime oportuno. No obstante la duración máxima de ésta será tres años que empiezan a contar desde el nacimiento del hijo. En otras palabras, la excedencia no dura tres años, sino que podrá disfrutarse hasta que el menor cumpla tres años, por lo que si se solicita cuando el menor tenga un año, la duración máxima será de dos años.

Además, si así lo requiere el cuidado del hijo,  el trabajador puede solicitar la excedencia por tramos inferiores, aunque sean varios y separados.

Por todo ello, la finalización de la excedencia queda a la voluntad de los padres del menor, y por lo tanto, son lo que deciden el momento oportuno para reincorporarse al trabajo.

Requisitos y duración por cuidado de un familiar

Cualquier trabajador podrá solicitar la excedencia por cuidado de un familiar cuando éste:

  1. Tenga una relación de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad con el trabajador.
  2. Por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad el familiar no pueda valerse por sí mismo.
  3. El familiar no desempeñe actividad retribuida.

La duración máxima será de dos años, salvo que se establezca una duración mayor en el convenio colectivo. Cuando un nuevo familiar diera derecho a un nuevo periodo de excedencia, el inicio de la misma dará fin a la excedencia que se venía disfrutando.

En esta entrada, analizamos más en profundidad estos requisitos y la forma de acreditarlos.

Requisitos para la excedencia o reducción de jornada cuidado de un familiar

Índice de la entrada Conciliación de la vida laboral y familiar ante un cuidado de en familiar Requisitos y forma de acreditarlos Primer requisito:...

Reserva del puesto de trabajo

En las excedencias anteriormente comentadas, el trabajador tiene los siguientes derechos:

  1. Durante el primer año, el trabajador tiene derecho a la reserva de su puesto de trabajo.
  2.  Transcurrido dicho plazo, la reserva solo se refiere a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

No obstante, cuando el trabajador forme parte de una familia que tenga reconocida oficialmente la condición de familia numerosa, la reserva de su puesto de trabajo se extenderá hasta un máximo de 15 meses cuando se trate de una familia numerosa de categoría general, y hasta un máximo de 18 meses si se trata de categoría especial.

A diferencia de la excedencia voluntaria, no nos encontramos ante un derecho potencial o expectante dependiente de la existencia de vacantes en la empresa, sino ante un derecho ejercitable en el  momento en que el trabajador excedente exprese su voluntad de reingreso en la empresa. En este sentido la negativa empresarial a la reincorporación equivale a un despido.

Antigüedad

Todo el periodo en que el trabajador permanezca en situación de excedencia es computable a efectos de antigüedad y el trabajador tendrá derecho a la asistencia a cursos de formación profesional, a cuya participación deberá ser convocado por el empresario.

Cotización y derecho a paro, jubilación, incapacidad…

La empresa no tiene obligación de cotizar durante dichos periodos de excedencia, no obstante la Seguridad Social considera como cotizados para determinados efectos.

En este sentido, la Ley General de la Seguridad Social indica en su artículo 237 que durante los periodos de excedencia de los trabajadores por cuidado de un hijo menor de tres años tendrán la consideración de cotizados al 100% a los efectos de jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad.

Por otro lado, en el caso de la excedencia por cuidado de un familiar de hasta segundo grado, solamente se considera cotizado el primer año de excedencia a los efectos de jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad.

La base de cotización a considerar en los dos casos anteriores será el promedio de las bases de los 6 meses inmediatamente anteriores al inicio del período de excedencia. En el caso de que se tuviera una reducción de jornada por cuidado de un menor de 12 años o familiar con anterioridad a la solicitud de excedencia, se considera la base incrementada hasta el 100% en la reducción de jornada.

En definitiva, la cotización depende de la causa de la excedencia, y en ninguno de los dos casos se cotiza para el desempleo, aunque sí se tendrá en cuenta para la jubilación.

En cuanto a la posibilidad de la prestación por desempleo, no existe el derecho a solicitar la prestación por desempleo, por lo que durante el periodo de excedencia no se tiene derecho a solicitar la prestación por desempleo.

También te puede interesar…