Baja voluntaria

Ningún trabajador puede ser obligado a mantener su contrato de trabajo con la empresa si no quiere, y en consecuencia, en cualquier momento puede solicitar la baja voluntaria, incluso aunque se encuentre de baja laboral.

Aquí puedes encontrar un modelo para notificar la baja voluntaria.

En dicho caso, el trabajador estará obligado a preavisar con lo indicado en el convenio colectivo, y en su defecto, se recomienda 15 días ya que es lo que se suele entender como costumbre de lugar, en relación con la obligación indicada en el estatuto de los trabajadores:

Artículo 49: El contrato de trabajo se extinguirá:
(..)Por dimisión del trabajador, debiendo mediar el preaviso que señalen los convenios colectivos o la costumbre del lugar.

En caso de que no se cumpla ese preaviso, la empresa podrá descontarle del finiquito, o incluso reclamarle judicialmente, los días de ausencia de preaviso según lo indicado en el Convenio Colectivo.

En cuanto a la situación del trabajador, será diferente si la baja ha sido por contingencias comunes, es decir, un enfermedad o accidente no laboral, o por contingencias profesionales, enfermedad profesional o accidente en el trabajo.

¿Puedo dar el preaviso mientras esté de baja médica?

Sí, no hay ningún problema en dar el preaviso mientras estás de baja.

Es decir, no es necesario solicitar el alta médica para avisar a la empresa, sino que puedes notificar a la empresa tu intención de causar baja voluntaria y permanecer durante el tiempo de preaviso de baja.

Vuelvo a reiterar que siempre es necesario realizar un preaviso en caso de baja voluntaria, salvo que se esté dentro del periodo de prueba.

El preaviso necesario es el indicado en el convenio colectivo, y en caso de que éste no diga nada, se recomienda 15 días.

Derecho de los trabajadores

Como cualquier otra extinción de la relación laboral, el trabajador tiene derecho a cobrar el finiquito correspondiente. Esta liquidación suele contener los siguientes conceptos:

  1. Vacaciones generadas y no disfrutadas. Teniendo en cuenta que durante el tiempo de baja ha seguido generando vacaciones.
  2. Parte proporcional de las pagas extraordinarias si es que no las tiene prorrateadas. Si el trabajador no tiene las pagas extraordinarias prorrateadas, tendrá derecho a la parte proporcional que haya generado. Si están prorrateadas, deberá aparecer en la nómina el concepto de pagas prorrateadas.
  3. Salario del mes en la que se comunica la baja voluntaria.

No existe sin embargo, el derecho a la indemnización por el tiempo en el que se ha estado trabajando. Es decir, que se cobrará finiquito pero no indemnización.

En esta entrada profundizamos un poco más sobre como calcular el finiquito.

¿Quién le sigue pagando al trabajador?

Al trabajador le seguirá pagando la Seguridad Social o la mutua, en función de con quién tenga las contingencias cubiertas la empresa.

Seguramente el responsable de pago sea la mutua, ya que es con quien la empresa suele tener contratadas las contingencias profesionales y comunes.

Si fuera con el INSS, el trabajador tiene que completar el siguiente documento que podrás encontrar en este enlace e indicar en el apartado tercero relativo a supuestos de pago directo de la incapacidad temporal: continuar en IT tras el cese voluntario en la empresa.

¿Qué cuantía recibirá el trabajador?

En este caso hay que diferenciar si la baja es por contingencias comunes o por contingencias profesionales

Contingencias comunes: enfermedad o accidente no laboral

Recibirá la misma cuantía que si estuviese cobrando la prestación por desempleo, que normalmente será menor a la cuantía que percibía hasta el momento.

La legislación laboral establece que un trabajador mientras está de baja cobrará lo siguiente:

  • Los tres primeros días, nada.
  • Del 4 al 21 día, el 60 % de la base de contingencias comunes.
  • A partir del día 22, cobrará el 75 % de la base

Estas cuantías pueden ser complementadas por el convenio colectivo para percibir el 100% de nuestra nómina. Normalmente, extinguida la relación laboral la empresa deja de abonar estos complementos, aunque es una cuestión discutible tras la sentencia del 12 de marzo de 2020 del Tribunal Supremo que indica que los complementos deben abonarse aunque se haya extinguido la relación laboral.

Sin embargo, cuando está en desempleo, cobrará el 70% de la base de cotización de los últimos 180 días cotizados durante los primeros seis meses. Después, a partir del séptimo mes cobrará el 50 % de la base reguladora.

Además, en el paro existen unos límites, tal y como explicamos en el siguiente cuadro…

Sin hijos/as1.098,09 €
1 hijo/a1.254,96 €
2 hijos/as o más1.411,83 €

En definitiva, salvo que la base que se utilice para la prestación por desempleo sea sustancialmente superior a la que se usa para el pago de la incapacidad temporal, el trabajador perderá parte de su poder adquisitivo.

Contingencia profesional: accidente de trabajo o enfermedad profesional

En caso de baja por enfermedad profesional, el trabajador percibirá el 75 % de su salario durante toda la baja. Ese mismo salario percibirá en caso de que se extinga la relación laborar por baja voluntaria.

Ese porcentaje puede ser mejorado por convenio colectivo, y por tanto, puede que no se tenga ninguna pérdida de poder adquisitivo.

En cualquier caso, después de la baja voluntaria, no seguirá percibiendo la mejora del convenio colectivo en caso de que existiera. Aunque como hemos indicado anteriormente, se podría reclamar en base a la Sentencia del Tribunal Supremo de 12 de marzo de 2020.

¿Y cuándo le den el alta?

En principio, cuando el trabajador reciba el alta médica, no tendrá derecho a la prestación por desempleo ni subsidio alguno, ya que la baja voluntaria no otorga el derecho a percibir esas prestaciones.

Por lo tanto, para tener derecho a desempleo, se deberá encontrar un nuevo trabajo que finalice por una causa no imputable al trabajador, es decir, normalmente un fin de contrato temporal o un despido.

¿Que perjuicios tiene solicitar una baja voluntaria?

En caso de contingencias comunes, el primer perjuicio más evidente es la pérdida económica, ya que salvo casos muy particulares, el trabajador va a percibir una cuantía inferior a la que le correspondería de mantener la relación laboral con la empresa.

Por otro lado, el trabajador puede verse perjudicado para la jubilación o solicitud de una futura incapacidad permanente, ya que el tiempo que esté en pago directo no cotiza a la jubilación ni incapacidad permanente, situación diferente que si mantuviera su puesto en la empresa.

En definitiva, salgo algún caso particular, nunca es recomendable firmar una baja voluntaria mientras se está de baja.

Además, tiene menos sentido aún si se piensa que durante la incapacidad temporal el trabajador no tiene ninguna obligación con la empresa de realizar trabajo alguno, con lo que su situación no va a variar.