Coeficiente de parcialidad CTP en el contrato a tiempo parcial

El Coeficiente de parcialidad es el porcentaje de jornada que realiza el trabajador en comparación con un trabajador a jornada completa.

Esta parcialidad está relacionada con la definición del trabajo a tiempo parcial que establece el artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores:

El contrato de trabajo se entenderá celebrado a tiempo parcial cuando se haya acordado la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año, inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable.

El coeficiente de parcialidad aparece en el informe de vida laboral por sus siglas CTP. Si en el informe de vida laboral aparece un porcentaje es porque el contrato es a jornada parcial, en caso de que sea a jornada completa, no aparece nada, es decir no indica el 100%, sino simplemente un “-“.

Además, hay que tener en cuenta que en el informe de vida laboral sólo recoge la jornada que tenga al final de la relación laboral, y no aparecen los cambios que pudieran existir durante la misma.

¿Cómo se calcula?

En relación con lo indicado anteriormente, el CTP es el porcentaje de jornada que realiza un trabajador en comparación con un trabajador a jornada completa. Por ello, la formula es la siguiente:

(Número de horas que realiza el trabajador/ Número de horas jornada completa ) x 100 = CTP %

En relación con esta formula existen dos cuestiones a determinar:

  • Que unidad tomamos de referencia, diaria, semanal, mensual o anual.
  • Que jornada se considera jornada completa para poder comparar.

En relación con la unidad de referencia, la respuesta es depende. Depende principalmente de la duración del contrato de trabajo. Si sólo se contrata al trabajador un día, se coge la referencia diaria, o si se contrata para una semana se coge la referencia semanal. Si el contrato es indefinido, la referencia deberá ser anual.

La otra cuestión fundamental es sobre que debemos considerar jornada completa, siendo ésta en función de lo que diga el convenio colectivo.

El Estatuto de los Trabajadores considera jornada completa aquella que se trabaja 40 horas a la semana, sin indicar que jornada diaria, mensual o anual.

Por ello, extrapolando esas 40 horas, podemos indicar que la jornada completa diaria sería de 8 horas al día (trabajando cinco días a la semana) o 1826 horas anuales, tal y cómo explicamos en este artículo.

Por su parte, el convenio colectivo puede establecer una jornada completa siempre inferior a la que recoge el estatuto de los trabajadores.

Normalmente, el convenio establece una jornada completa en cómputo anual o semanal, siendo habitual que la jornada completa sea de 1800 o 1780 horas al año o de 40 o 39 horas a la semana.

Es decir, que el convenio colectivo puede establecer la jornada en cómputo anual o semanal, o incluso mensual.

Siguiendo este computo, si por ejemplo la jornada semanal es de 39 horas y el trabajador realiza una jornada de 28 horas a la semana el coeficiente de parcialidad será de 72%.

¿Qué importancia tiene el coeficiente de parcialidad?

El coeficiente de parcialidad de un contrato a tiempo parcial afecta a las cuestiones importantes, algunas bastante obvias:

  • El número de horas máximas que se tiene que trabajar. Un trabajador a tiempo parcial no pude realizar horas extraordinarias, aunque sí complementarias, por lo que sólo pueden realizar el número de horas por el que está contratado.
  • Salario mínimo que debe recibir. El salario que establezca el convenio colectivo, o en su defecto el SMI, es el que debe recibir en proporción al Coeficiente de parcialidad.
  • Reducción de la cuantía de prestación por desempleo y subsidio. La prestación por desempleo tiene una cuantía máxima que se ve reducida de manera proporcional al CTP como explicamos en este artículo. De la misma manera, el subsidio también se percibe proporcional a la jornada de trabajo.
  • Límites del FOGASA en caso de insolvencia empresarial. Los límites del FOGASA también se deben reducir proporcionalmente según la jornada de trabajo.
  • Pensión de jubilación o incapacidad permanente. La integración de lagunas en caso de tener periodos no cotizados en la vida laboral es completada en proporción al CTP.