Objeto del contrato

El contrato de trabajo en prácticas, es un contrato temporal, dentro de los denominados contratos formativos regulados en el artículo 11 del Estatuto de los trabajadores.

Tiene como objeto otorgar al trabajador de una práctica profesional en relación con su formación académica.

En este sentido, el puesto de trabajo desempeñado deberá permitir la obtención de unos conocimientos prácticos adecuados al nivel de estudios, es decir, debe existir una correlación entre la titulación del trabajador y el trabajo efectivamente realizado.

Legislación aplicable

El contrato en prácticas se regula principalmente por la siguiente legislación laboral:

  1. El artículo 11 del Estatuto de los trabajadores.
  2. El Real Decreto 488/1998, 27 de marzo, por el que se desarrolla el citado artículo 11 del Estatuto de los Trabajadores.
  3. El contrato de trabajo firmado por el trabajador, que nunca podrá vulnerar ningún derecho recogido en la legislación.
  4. El convenio colectivo aplicable a la relación laboral del trabajador. Mediante convenio colectivo se pueden determinar la relación de puestos de trabajos, grupos, niveles o categorías profesionales objeto de este contrato. Si no sabes cual es tu convenio, esta entrada te puede ayudar…
¿Cómo saber cual es mi convenio colectivo?

Pasos a seguir para que un trabajador pueda conocer el convenio colectivo de aplicación a su relación laboral.

Formalización del contrato

El contrato se formalizará siempre por escrito y en los modelos oficiales facilitados por las oficinas de empleo. Así lo establece el artículo 8.2 del Estatuto de los Trabajadores.

En este enlace, te puedes descargar un modelo de contrato en prácticas.

En el contrato de trabajo se regula principalmente, la existencia o no de un periodo de prueba, el salario o la jornada de trabajo, además de que se pueden establecer todo tipo de cláusulas entre el trabajador y el empresario, por ello es importante revisarlo de manera correcta.

Qué revisar del contrato de trabajo antes de firmarlo

Índice de la entrada El contrato de trabajo ¿Es necesaria la forma escrita? Copia del contrato para el trabajador ¿Qué hay que comprobar antes de f...

Requisitos del trabajador

El contrato debe de celebrarse dentro de los cinco años inmediatamente siguientes a la terminación de los correspondientes estudios, o siete años cuando el contrato se concierte con un trabajador discapacitado.

A partir del uno de enero de 2019, ya no puede celebrarse con menores de 30 años, aunque hayan transcurrido 5 o más años desde la terminación de los correspondientes estudios. Si el contrato se realizo con anterioridad a esa fecha, el requisito de la edad no será relevante y se podrá renovar hasta el límite de los dos años.

Además, el trabajador no puede haber sido contratado con un contrato en prácticas por un tiempo superior a dos años, ya sea en la misma empresa o en otra cualquiera.

Es decir, un trabajador nunca podrá estar más de dos años contratado con este tipo de contratos, aunque sea en diferentes empresas.

Para saber esto, el empresario, antes de celebrar el contrato, puede solicitar un certificado al Servicio de Empleo Público – SEPE- para que conste el tiempo que ha estado trabajando en otras empresas bajo un contrato en prácticas.

¿Qué titulo, máster o grado es válido para hacer un contrato en prácticas?

Para poder realizar un contrato en prácticas, el trabajador deberá de estar en posesión de un título universitario, grado, máster, formación profesional de grado medio, certificado de profesionalidad o superior o cualquier título equivalente  oficialmente reconocido por el sistema educativo.

En definitiva, todos aquellos cursos o títulos no oficiales no será válidos para  la realización de un contrato en prácticas.

En caso contrario, el contrato estará en fraude de ley, y se considerará indefinido, además de que el trabajador podrá reclamar la retribución que le corresponde al no ser un contrato en prácticas.

Limites en el contrato en prácticas

Ningún trabajador podrá estar contratado en prácticas en la misma o distintas empresa por tiempo superior a dos años en virtud de la misma titulación o certificado de profesionalidad.

Tampoco se podrá estar contrato en prácticas en la misma empresa para el mismo puesto de trabajo por tiempo superior a dos años, aunque se trate de distinta titulación o certificado profesional.

En este sentido, los títulos de grado, máster y en su caso doctorado correspondiente a los estudios universitario no se considerarán la misma titulación, salvo que al ser contrato por primera vez mediante un contrato en prácticas el trabajador estuviera ya en posesión del título superior de que se trate.

Duración del contrato

La duración del contrato no podrá ser inferior a seis meses ni exceder de dos años. Atendiendo a las características del sector, el convenio colectivo podrá establecer la duración del contrato dentro de dichos límites.

Las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, adopción o acogimiento, riesgo durante la lactancia y paternidad interrumpen el cómputo de la duración del contrato.

Prórroga del contrato

Siempre que no se llegue a la duración máxima indicada en el Estatuto de los Trabajadores, o en el convenio colectivo las partes podrán acordar hasta dos prórrogas, no pudiendo ser la duración de cada una de ellas inferior a 6 meses ni superar la duración total del contrato los dos años.

Si el trabajador continuara prestado servicios tras haberse agotado la duración máxima del contrato y no hubiera mediado denuncia expresa se considerará prorrogado tácitamente por tiempo indefinido.

Es decir, si llegado el vencimiento del contrato ni el trabajador ni la empresa dice nada, el contrato se entiende prorrogado automáticamente en las mismas condiciones.

Periodo de prueba

Si el convenio colectivo no indica nada al respecto, el periodo de prueba no podrá ser superior:

  • Un mes para los trabajadores que estén en posesión del título de grado medio o de certificado de profesionalidad de nivel 1 o 2.
  • Dos meses para los que estén en posesión del título de grado superior o de certificado de profesionalidad de nivel 3.

Salario del trabajador

La retribución del trabajador será la fijada en convenio colectivo para los trabajadores en prácticas, sin que, en su defecto, pueda ser inferior al 60 % el primer año o al 75% durante el segundo año de vigencia del contrato del salario fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo o equivalente puesto de trabajo.

En ningún caso, el salario podrá ser inferior al Salario Mínimo interprofesional. En el año 2019, el SMI se sitúa en 1050 euros brutos, en 12 pagas, o 900 euros brutos en 14 pagas.

En el caso de trabajadores en prácticas contratados a tiempo parcial, el salario se aplicará proporcionalmente en función de la jornada pactada.

Extinción de la relación laboral

El contrato en prácticas puede extinguirse principalmente por tres causas fundamentalmente.

En cualquiera de los casos el trabajador tendrá derecho al finiquito.

El finiquito deberá incluir la parte proporcional de las pagas extraordinarias, salvo que estén prorrateadas, así como las vacaciones generadas y no disfrutadas por el trabajador.

Por último, el empresario deberá expedir al trabajador un certificado en el que conste la duración de las prácticas, el puesto o puestos de trabajo ocupados y las principales tareas realizadas en cada uno de ellos.

Finalización del tiempo establecido en el contrato.

El contrato se prorrogará salvo que las partes indiquen lo contrario cuando el contrato llega a su fin.

En consecuencia, es necesario el preaviso cuando una de las dos partes no quiere renovar.

Si el contrato tiene una duración superior a un año la notificación a la otra parte debe realizarse con 15 días de antelación. No existe dicha obligación en los contratos de duración de un año exactos, sólo si es superior. El incumplimiento de este preaviso, dará lugar a una indemnización equivalente al salario correspondiente.

Esta obligación es tanto para el empresario como para el trabajador, es decir que si el trabajador no quiere renovar el contrato tiene que notificarlo al empresario, y preavisar si el contrato es superior al año.

En caso de que sea el trabajador el que realice la notificación, las consecuencias son las similares a una baja voluntaria. No existe derecho a solicitar la prestación por desempleo.

Despido por parte de la empresa, es decir, finalización del contrato antes del tiempo establecido.

Si el empresario quiere finalizar el contrato antes de la fecha pactada se trata de despido. En dicho caso deberá de, además de entregar una carta de despido, abonar una indemnización si el despido es por causas objetivas de 20 días por año trabajado. Dicha indemnización no es necesaria si la causa del despido es por causas disciplinarias.

No obstante, no existirá derecho a indemnización si la extinción se produce durante el periodo de prueba y, éste ha sido recogido en el contrato de trabajo.

Baja voluntaria del trabajador antes de la finalización del plazo establecido o no renovación del contrato.

El trabajador puede en cualquier momento irse voluntariamente de la empresa.

Independientemente de la duración del contrato, estará obligado a cumplir el preaviso que venga en el convenio colectivo. En caso de que éste no indique nada, se recomienda 15 días.

Derecho a paro

Los contratos en prácticas cotizan al desempleo y por lo tanto los trabajadores con este tipo de contratos, una vez finalizados los mismos, tienen derecho a cobrar la prestación por desempleo si han cotizado lo suficiente.

A excepción de que el contrato finalice por baja voluntaria o notificación de no renovación del contrato por parte del trabajador.

También te puede interesar…