Aunque en el artículo profundizaremos en los conceptos de salario y conceptos extrasalariales, la diferencia radica en que el salario compensa por el trabajo realizado por el trabajador, y los pagos extrasalariales compensa por los gastos que el trabajador soporta con ocasión del trabajo.

Por ejemplo, son pagos extrasalariales las dietas que se abonan por desplazamiento, el plus transporte, el plus vestimenta, el plus limpieza…

Concepto de salario

El artículo 26 del Estatuto de los trabajadores indica que “se considerará salario la totalidad de las percepciones económicas de los trabajadores, en dinero o en especie, por la prestación profesional de los servicios laborales por cuenta ajena”, incluyendo los salarios percibidos durante los periodos de descanso computables como trabajo.

Por lo tanto, existe una presunción de que todos las abonos que realice la empresa a favor del trabajo es salario. En caso de que se considera que es un pago extrasalarial deberá de demostrarse.

En cualquier caso, la definición anteriormente indicada en el Estatuto de los Trabajadores es demasiado genérica, por lo que ha sido la jurisprudencia la que ha ido estableciendo determinados criterios para indicar que es y que no es salario.

Los criterios establecidos son los siguientes:

  1. Salvo prueba en contrario, la regla genera es que cualquier cuantía abonada se considera salario, excepto que la regulación jurídica lo excluya directamente.
  2. Es irrelevante la denominación, forma de retribución, devengo o calificación salarial realizada por a empresa, lo relevante es la relación directa que tenga con el trabajo prestado.

Dentro del salario, también se debe incluir el salario en especie que nunca podrá superar el 30% de las percepciones salariales.

Concepto de retribuciones extrasalariales

En contraposición al concepto de percepción salarial, como hemos indicado al principio del artículo, se considera pagos extrasalariales aquellas cantidades percibidas por el trabajador que indemnizan al trabajador por los gastos que tiene por realizar el trabajo.

El apartado dos del artículo 26 del Estatuto de los Trabajadores enumera tres conceptos extrasalariales:

  1. Las indemnizaciones o suplidos por los gastos ocasionados con motivo de la actividad laboral: dietas, gastos para desplazamiento, ropa de trabajo, uso de vehículo o teléfono móvil.
  2. Prestaciones e indemnizaciones de la seguridad social.
  3. Indemnizaciones correspondientes a traslados, suspensiones o despidos

Ejemplos de pagos extrasalariales

No es posible realizar una lista cerrada de pluses extrasalariales ya que lo importante no es la denominación que le den las partes sino la realidad de por que se realiza el pago.

Por ejemplo, muchos convenios recogen el plus transporte, pero no siempre se ha considerado como extrasalarial, sino que habrá de estar a lo que indique el convenio colectivo.

Si quieres saber más sobre este tema, de cuando se puede considerar el plus transporte como salario o como concepto extrasalarial te recomiendo este artículo.

Los otros ejemplo más frecuentes de pagos extrasalariales son el plus vestimenta, la ayuda de vivienda, dietas o gastos de desplazamiento.

Por otro lado, que la empresa indique en la nómina que se le abonan dietas al trabajador, se presume que son pagos extrasalariales.

Pero muchas veces las dietas encubren el abono de horas extraordinarias u otra tipo de indemnización o concepto salarial, por lo que, no es importante el concepto que venga en la nómina sino la realidad subyacente de porqué se paga, que es lo que habrá que estudiar para saber si es un pago o no salarial.

La importancia determinar que es salario

Después de la reforma del año 2013, tanto los pagos salariales como la mayoría de los pagos extrasalariales cotizan a la seguridad social en virtud del artículo 147 de la Ley General de la Seguridad Social y forman la base para la seguridad social que se utiliza para calcular la prestación por desempleo, jubilación, incapacidad temporal…

Sin embargo, aunque todas estos abonos cotizan, no todos se tienen en cuenta para calcular la indemnización por despido o por fin de contrato. En este sentido, sólo computaran los pagos salariales.

Por otro lado, también tiene importancia a la hora de considerar si una persona cobra por encima del Salario Mínimo Interprofesional, ya que no se computan dentro de este retribucción, los pagos extrasalariales.

Por lo que si el trabajador percibe, por ejemplo un plus vestimenta, deberá cobrar como mínimo el SMI más el plus vestimenta, sin perjuicio de que el convenio establezca un salario superior.