¿Qué son los salarios de tramitación?

Se denominan salarios de tramitación a aquella cuantía que abona la empresa en caso de extinción de la relación laboral y posteriormente reincorporación, normalmente por sentencia judicial, por el importe de los salarios dejados de percibir desde el momento de la extinción hasta la reincorporación.

El caso más frecuente es cuando se decreta la nulidad del despido, ya que en dichos casos, salvo acoso laboral u otras cuestiones, la empresa tiene la obligación de reincorporar al trabajador con el abono de dichos salarios.

De la misma manera, también se tiene derecho en caso de que la empresa opte por la readmisión cuando el despido ha sido declarado improcedente.

La cuantía de los salarios de tramitación se calculan con la misma base reguladora que la del despido.

El objetivo de los salarios de tramitación es compensar al trabajador por el tiempo que no estuvo trabajando por un despido.

Es por ello, que se deberá descontar de los citados salarios los ingresos que perciba el trabajador ya sea por desempleo o por encontrar otro empleo.

¿Generan derecho a vacaciones?

La jurisprudencia había considerado de manera reiterada, que los salarios de tramitación tienen una naturaleza indemnizatoria y no salarial aunque tengan la obligación de cotizar, y por tanto no generaban derecho a vacaciones.

Sin embargo, la sentencia de fecha de 27 de mayo de 2019 del Tribunal Supremo considera que sí se tiene derecho al disfrute de las vacaciones en caso de readmisión por improcedencia.

Cuándo se perciben los salarios de tramitación

Después de la reforma laboral del año 2012, sólo se tiene derecho a los salarios de tramitación en caso de reincorporación al trabajo después de un despido, ya sea por un despido declarado improcedente o declarado nulo.

O dicho de otro modo, antes de la reforma laboral, además de la indemnización por despido, siempre se tenían derecho a los salarios de tramitación, haciendo los despidos más costosos.

Es conveniente recordar que en caso de despido nulo, la readmisión es automática, sin embargo en caso de despido improcedente, la empresa tiene dos opciones:

  1. Optar por la readmisión del trabajador abonándole los salarios de tramitación.
  2. Abonar la indemnización correspondiente al despido improcedente, sin la necesidad de abonarle los salarios de tramitación.

Por lo tanto, con la improcedencia, sólo existirá estos salarios en caso de readmisión, aunque como más adelante detallaremos existe otra situación en la cual podremos reclamar lo salarios de tramitación

El despedido es un representante de los trabajadores

Cuando se declara improcedente el despido de un representante legal de los trabajadores o de un delegado sindical, la opción entre optar por la readmisión en la empresa o por la indemnización del despido improcedente corresponde al trabajador.

No obstante, tanto si opta por la indemnización como si lo hace por la readmisión, tendrá derecho a los salarios de tramitación.

Solicitar la extinción por el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores

Existe un caso especial en el que se puede percibir salarios de tramitación sin ser readmitido.

Si el trabajador solicita la extinción por incumplimiento grave del empresario y éste decide despedir, se pueden percibir los salarios de tramitación en caso de que se declare el incumplimiento grave del empresario y además el despido se declare improcedente.

Extinción por incumplimiento grave del empresario: Art. 50

Derechos y opciones del trabajador en caso de solicitar la extinción por incumplimiento grave del empresario

Esta importante posibilidad de reclamar los salarios de tramitación hasta la fecha de la sentencia viene confirmada por la Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de marzo de 2018.

Despido y cierre de la empresa

El artículo 110 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social establece que cuando sea declarado el despido improcedente y no sea posible la readmisión, y así se acredite en el acto del juicio, el trabajador se podrá solicitar la extinción de la relación laboral con fecha de efectos la de la sentencia.

Es decir, ya no existiría la opción de readmisión por la empresa ya que estas es imposible, y ante esta situación, el trabajador puede solicitar que la fecha de extinción sea la de la sentencia.

En este caso, la indemnización por despido se calcula hasta la fecha de la sentencia, teniendo además derecho a los salarios de tramitación.

Por ello, en este caso es muy importante dos cuestiones:

  1. Que el trabajador acredite que la empresa está cerrada.
  2. Que el trabajador solicite expresamente en el acto del juicio que se considere como fecha de extinción de la relación laboral el de la fecha de la sentencia.

Esta cuestión ha sido ratificada por el Tribunal Supremo, poniendo como ejemplo de ello la Sentencia de 12 de febrero de 2020.

Forma de calcular los salarios de tramitación; incompatibilidad de los salarios de tramitación y otros ingresos de otros trabajos

Como hemos indicado anteriormente, los salarios de tramitación son los salarios que le corresponde al trabajador desde la fecha del despido hasta la fecha de la sentencia siempre que exista la reincorporación del trabajador.

El salario día que se utiliza para el cálculo es el mismo que se utiliza para calcular la indemnización por despido improcedente.

En caso de que el trabajador haya percibido algún tipo de salario por que ha trabajado en otra empresa, o haya cobrado la prestación por desempleo, será descontado de los salarios de tramitación.

Por lo tanto, si el trabajador percibe en otro empleo un salario superior a lo que le corresponde por el despido, los salarios de tramitación serán cero.

No se deberá realizar descuento alguno si el trabajador ya tenía ese trabajo con anterioridad al despido, ya que no se puede tener en cuenta un ingreso que ya tenía en el momento del depido.

Es conveniente recordar, que los salarios de tramitación intentan paliar el perjuicio que supone el despido, y si por la cuestión que sea, ha percibido un salario superior no existe tal perjuicio.

Ahora bien, en el caso de la prestación por desempleo, la empresa tendrá que devolver las prestaciones por desempleo y el trabajador no tiene que devolver nada. Por su parte, el trabajador percibirá por parte de la empresa, la diferencia entre el paro y su sueldo.

En cualquier caso, si el trabajador tiene derecho a salarios de tramitación reconocidos judicialmente, pero por las circunstancias económicas de la empresa –quiebra, concurso de acreedores- no llega a cobrar dichas remuneraciones, no se verá obligado a devolver las prestaciones por desempleo.

El responsable de esa devolución siempre es la empresa.

Impago de los salarios de tramitación por parte de la empresa

En caso de impago de los salarios de tramitación por parte de la empresa, el FOGASA siempre responderá con los límites establecidos en el Estatuto de los Trabajadores.

Cuanto paga el FOGASA en salarios e indemnizaciones

Índice de la entrada Cuando paga el Fondo de Garantía Salarial Límites en el año 2020. ¿Qué año de SMI se utiliza para calcular los límites? Salari...

Pago por el estado de los salarios de tramitación

Cuando la sentencia que declare la improcedencia del despido se dicte transcurridos más de noventa días hábiles desde la fecha en que se presentó la demanda, el empresario podrá reclamar del Estado el abono de los salarios de tramitación, así como las cuotas de la Seguridad Social relativos a dichos salarios, correspondiente al tiempo que exceda de dichos noventa días hábiles.

La última reforma realizada en este apartado, a través del Real Decreto Ley 20/2012 de 15 de julio de 2012, aumento la cantidad de días pasando 60 días a los 90 contemplados actualmente en la legislación.

El procedimiento para reclamar estos salarios de tramitación está regulado en el Real Decreto 418/2014, de 6 de junio, por el que se modifica el procedimiento de tramitación de las reclamaciones al Estado por salarios de tramitación en juicios por despido.