Concepto y características de la incapacidad permanente

La incapacidad permanente es la situación en la que se encuentra el trabajador que, después de haber estado sometido a un tratamiento médico normalmente mientras está de baja por incapacidad temporal, no se encuentra apto para trabajar en su profesión habitual o en cualquier otro tipo de profesión.

Existen diferentes grados de incapacidad permanente en función de las limitaciones que tenga el trabajador y si afecta a su profesión habitual o a la mayoría de las profesiones.

En España, el organismo encargado de conceder las incapacidades permanentes es el Instituto Nacional de la Seguridad Social, más conocido por sus siglas INSS.

Para tener derecho a una incapacidad permanente, es necesario cumplir una serie de requisitos:

  1. Tener una cotización previa mínima antes de solicitar la incapacidad. Esta varía en función del tipo de incapacidad y de la causa que lo generó. Por ejemplo, no es lo mismo en caso de que la incapacidad provenga de un accidente laboral que de una enfermedad común.
  2. Estar de alta o asimilado al alta. Salvo alguna excepción, la incapacidad se ha de solicitar cuando encuentre trabajando, o cuando no lo haga, se encuentre en una situación de asimilado al alta.

Si quieres más información sobre este tema te recomiendo esta entrada…

¿Cuánto voy a cobrar si me dan una incapacidad permanente?

Descubre cuanto vas a cobrar en caso de que te concedan una incapacidad permanente, ya que depende de tu base reguladora y grado de incapacidad.

Incapacidad temporal previa a la incapacidad permanente

En casi todos los casos, la declaración de incapacidad permanente, viene precedida de una incapacidad temporal, aunque no es un requisito obligatorio.

De hecho, muchas veces el INSS deniega la incapacidad permanente por el hecho de que el trabajador no se encuentre de baja.

El trabajador puede estar en situación de incapacidad temporal, durante un máximo de 545 días, aunque excepcionalmente puede prolongarse hasta un máximo de 180 días más en lo que se conoce como demora de calificación.

En la práctica, en ocasiones se otorga una incapacidad permanente a aquellos trabajadores que sus dolencias no son de carácter permanente, pero su tiempo de curación es superior a los 545 días, en estos casos, la incapacidad permanente será revisable y, por su parte, la empresa tiene la obligación de reservar el puesto de trabajo durante dos años.

Durante todo ese tiempo de incapacidad temporal, en caso de que se considere que no se va a recuperar de las lesiones que padece o estas van a ser permanentes y no le posibiliten trabajar, ya sea la mutua, el INSS o el servicio público de salud iniciarán de oficio el expediente de incapacidad permanente, para el caso que no lo hagan puede que sea el trabajador el que inicie los trámites como explicamos en esta entrada…

¿Qué se entiende por profesión habitual?

Una cuestión importante para los grados de incapacidad permanente total o parcial es la profesión habitual del trabajador. Ésta puede ser determinante para saber las posibilidades de conseguir una incapacidad permanente.

En cuanto a que se considera profesión habitual, hay que distinguir si la incapacidad viene sobrevenida como consecuencia de un accidente (laboral o no) o enfermedad (común o profesional):

  • En caso de accidente, se considerará por profesión habitual la desempeñada normalmente por el trabajador al tiempo de sufrir el accidente.
  • En los casos de enfermedad (común o profesional), es aquella a la que el trabajador dedicaba su actividad fundamental, durante el período de 12 meses anteriores a la fecha en que se hubiese iniciado la incapacidad temporal de la que se derive la incapacidad permanente.
¿Qué se entiende por profesión habitual en la incapacidad permanente?

La profesión habitual engloba a todas aquellas funciones que el trabajador está cualificado para realizar, acorde con su grupo profesional, las rea...

Grados de incapacidad permanente

La incapacidad permanente, independientemente de si proviene de un accidente laboral o enfermedad, se clasificará en función de las limitaciones del trabajador para encontrar un empleo en los siguientes grados:

Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual

Es aquella que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% de su rendimiento normal para su profesión habitual, pero sin impedirle realizar las tareas fundamentales de la misma.

Es decir, su incapacidad le permite realizar las principales funciones de su trabajo pero con un rendimiento más bajo del normal.

El trabajador tiene derecho a una cantidad a tanto alzado equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora que haya servido para determinar la prestación económica por incapacidad temporal de la que se deriva la incapacidad permanente.

Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual

Requisitos para la concesión de la incapacidad permanente parcial y cuantía de la indemnización.

Incapacidad permanente total para la profesión habitual

La incapacidad permanente que impide al trabajador la realización de todas o las fundamentales tareas de su profesión habitual, pero no para otra profesión.

Es decir, la incapacidad no permite realizar su profesión habitual pero sí otras. Por ejemplo el caso de un operario de grúa que pierde la funcionalidad total de una mano.

El trabajador tiene derecho a una pensión vitalicia que se calcula aplicando un porcentaje del 55% a la base reguladora. La base reguladora es diferente en caso de una incapacidad permanente derivada de contingencias profesionales o una incapacidad por contingencias comunes.

Incapacidad permanente total para la profesión habitual

Derechos del trabajador ante una incapacidad permanente total para la profesión habitual.

Incapacidad permanente total cualificada para la profesión habitual

Nos encontraríamos en un caso similar al anterior, las lesiones que padece el trabajador le impiden realizar al trabajador las fundamentales tareas de su profesión habitual.

Se tiene derecho a este aumento del 20% cuando se superen los 55 años de edad y no se trabaje o se tengan otros ingresos. Este aumento no es automático, sino que tendrá que solicitarlo el trabajador.

Por lo tanto, si no se trabaja, a partir de los 55 años siempre se cobrará el 75% de la base.

Si quieres más información te recomiendo el artículo.

Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo

Es aquella que inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio. El trabajador tiene derecho a una pensión vitalicia del 100% de la base reguladora.

Como en la incapacidad permanente total la base reguladora es diferente en función de la contingencia común o profesional.

Requisitos para una incapacidad permanente absoluta

Todos los requisitos para que te concedan la incapacidad permanente absoluta, con jurisprudencia y ejemplos en España.

Gran invalidez

El trabajador afecto de Gran Invalidez, no sólo esta incapacitado para el trabajo, sino que debido a perdidas anatómicas o funcionales necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como comer, vestirse o moverse.

El trabajador tiene derecho a una pensión vitalicia del 100% de la base reguladora. Esta cuantía puede incrementarse con un complemento destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda.

Como en la incapacidad permanente total la base reguladora es diferente en función de la contingencia común o profesional.

Requisitos para obtener la incapacidad de Gran Invalidez

¿Tengo que estar trabajando? ¿Tengo que agotar la incapacidad temporal? ¿Puede solicitar la Gran Invalidez? Explicamos los requisitos necesarios.

¿Una vez concedida la incapacidad permanente me la pueden quitar?

Sí, las incapacidades permanentes se pueden revisar anualmente, ya sea para quitarlas o para aumentar el grado de incapacidad.

De hecho, la empresa tiene la obligación de reservar el puesto de trabajo durante al menos dos años desde el momento de la concesión de la incapacidad permanente cuando así lo indica el INSS si considera que va a existir mejoría.

Si finalmente nos quitan la incapacidad, se tendrá derecho a un subsidio correspondiente al 80% del IPREM, algo más de 400 euros.

Si quieres más información sobre la revisión de la incapacidad te recomiendo este artículo.

¿Puedo trabajar con una incapacidad permanente?

Depende del grado concedido.

Nunca habría problema si se concede una incapacidad permanente parcial.

Con una incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez se puede trabajar siempre que el trabajo sea compatible con las lesiones, siendo que más sencillo que esto ocurra en el caso de una incapacidad permanente total.

En el caso de una incapacidad total, se puede trabajar en cualquier otra profesión, compatible con las dolencias que tenemos. Esta compatibilidad permitirá cobrar el salario y la pensión de incapacidad permanente total. Eso sí, no se permitirá aumentar el 20% de la base a la que se tiene derecho a partir de los 55 años.

Por otro lado, en el caso de la incapacidad permanente absoluta o gran invalidez es más complicado que se pueda trabajar, pero como explicamos en este artículo, la jurisprudencia lo ha permitido.