Regulación de excedencias

01. Tipos de excedencia

En España existen dos tipos de excedencia reguladas por el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 46 dedicado exclusivamente a las excedencias; la excedencia voluntaria, que puede ser sin causa o con una causa determinada como es el cuidado de un hijo o un familiar, o la excedencia forzosa.

La excedencia por cuidado de un hijo o un familiar es un tipo de excedencia voluntaria que otorga determinados derechos a los trabajadores.

Además del Estatuto de los Trabajadores, el convenio colectivo de aplicación a trabajador puede regular otro tipo de excedencias así como mejorar los derechos de estas dos excedencias.

La excedencia forzosa

Índice de la entrada La excedencia La excedencia forzosa Concepto de cargo público Concepto de funciones sindicales Concepto de deber público Proce…

Excedencia por cuidado de un hijo o familiar

Requisitos, causas y consecuencias de solicitar una excedencia por cuidado de un menor de tres año o un familiar de hasta segundo grado.

Todas las dudas sobre la excedencia voluntaria en España

Cómo y cuando un trabajador puede solicitar la excedencia voluntaria, ¿tengo derecho a paro?, ¿y a finiquito?, ¿puedo trabajar en otra empresa?

02. Obligaciones durante la excedencia

Las dos preguntas fundamentales que se hace un trabajador durante la excedencia son:

  1. ¿Tengo derecho a desempleo? No, salvo que se trabaje en otro trabajo durante la excedencia?
  2. Y relacionado con lo anterior, ¿puedo trabajar en otra empresa durante la excedencia?

Estas dos preguntas han sido analizadas más en profundidad en esta entrada de cuestiones laborales:

¿Se puede trabajar estando de excedencia? ¿Tengo derecho a desempleo?

No siempre se podrá trabajar en otra empresa cuando solicitemos una excedencia voluntaria o por cuidado de un familiar.

Es importante saber, que las posibilidades de trabajar en otro empleo serán menores si el trabajador ha firmado un pacto de NO COMPETENCIA, como se explica en esta entrada.

03. La solicitud de reincorporación a la empresa

Las posibilidades y derechos de reincorporación difieren mucho en función de la excedencia que hayamos solicitado.

En el caso de la excedencia voluntaria, sólo se tiene derecho a un reingreso preferente en el puesto de trabajo. Es decir, que para el caso de que la empresa necesite un trabajador para nuestro puesto de trabajo tendrá que obligatoriamente reincorporarnos.

Como las posibilidades y opciones son varias, en esta entrada analizamos todos los supuestos:

La solicitud de reincorporación tras la excedencia voluntaria

La excedencia suspende la relación laboral con la empresa, pero no lo extingue sino que sigue existiendo un vínculo entre empresa y trabajador.

Por otro lado, en el caso de excedencias forzosas o por cuidado de un hijo o un familiar, la empresa tendrá que obligatoriamente reincorporarnos en nuestro puesto de trabajo respetando las condiciones laborales en cuanto a la antigüedad y salario.

04. Modelos útiles para el trabajador

05. Legislación aplicable a la excedencia

En relación al derecho del trabajador con la empresa, la excedencia se regula integramente en el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores:

1. La excedencia podrá ser voluntaria o forzosa. La forzosa, que dará derecho a la conservación del puesto y al cómputo de la antigüedad de su vigencia, se concederá por la designación o elección para un cargo público que imposibilite la asistencia al trabajo. El reingreso deberá ser solicitado dentro del mes siguiente al cese en el cargo público.

2. El trabajador con al menos una antigüedad en la empresa de un año tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria por un plazo no menor a cuatro meses y no mayor a cinco años. Este derecho solo podrá ser ejercitado otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia voluntaria.

3. Los trabajadores tendrán derecho a un periodo de excedencia de duración no superior a tres años para atender al cuidado de cada hijo, tanto cuando lo sea por naturaleza, como por adopción, o en los supuestos de guarda con fines de adopción o acogimiento permanente, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa.

También tendrán derecho a un periodo de excedencia, de duración no superior a dos años, salvo que se establezca una duración mayor por negociación colectiva, los trabajadores para atender al cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo, y no desempeñe actividad retribuida.

La excedencia contemplada en el presente apartado, cuyo periodo de duración podrá disfrutarse de forma fraccionada, constituye un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

Cuando un nuevo sujeto causante diera derecho a un nuevo periodo de excedencia, el inicio de la misma dará fin al que, en su caso, se viniera disfrutando.

El periodo en que el trabajador permanezca en situación de excedencia conforme a lo establecido en este artículo será computable a efectos de antigüedad y el trabajador tendrá derecho a la asistencia a cursos de formación profesional, a cuya participación deberá ser convocado por el empresario, especialmente con ocasión de su reincorporación. Durante el primer año tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo. Transcurrido dicho plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

No obstante, cuando el trabajador forme parte de una familia que tenga reconocida oficialmente la condición de familia numerosa, la reserva de su puesto de trabajo se extenderá hasta un máximo de quince meses cuando se trate de una familia numerosa de categoría general, y hasta un máximo de dieciocho meses si se trata de categoría especial.

4. Asimismo podrán solicitar su paso a la situación de excedencia en la empresa los trabajadores que ejerzan funciones sindicales de ámbito provincial o superior mientras dure el ejercicio de su cargo representativo.

5. El trabajador en excedencia voluntaria conserva solo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa.

6. La situación de excedencia podrá extenderse a otros supuestos colectivamente acordados, con el régimen y los efectos que allí se prevean.

En cuanto a los efectos de la excedencia por cuidado de un hijo o familiar respecto a la Seguridad Social, vienen delimitados principalmente por el artículo 237 de la Ley General de la Seguridad Social:

1. Los períodos de hasta tres años de excedencia que los trabajadores, de acuerdo con el artículo 46.3 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, disfruten en razón del cuidado de cada hijo o menor en régimen de acogimiento permanente o de guarda con fines de adopción, tendrán la consideración de periodo de cotización efectiva a efectos de las correspondientes prestaciones de la Seguridad Social por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad.

2. De igual modo, se considerará efectivamente cotizado a los efectos de las prestaciones indicadas en el apartado anterior, el primer año del período de excedencia que los trabajadores disfruten, de acuerdo con el artículo 46.3 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en razón del cuidado de otros familiares, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que, por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad, no puedan valerse por sí mismos, y no desempeñen una actividad retribuida.

3. Las cotizaciones realizadas durante los dos primeros años del período de reducción de jornada por cuidado de menor previsto en el primer párrafo del artículo 37.6 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, se computarán incrementadas hasta el 100 por cien de la cuantía que hubiera correspondido si se hubiera mantenido sin dicha reducción la jornada de trabajo, a efectos de las prestaciones señaladas en el apartado 1. Dicho incremento vendrá exclusivamente referido al primer año en los demás supuestos de reducción de jornada contemplados en el primer y segundo párrafo del mencionado artículo.

Las cotizaciones realizadas durante los períodos en que se reduce la jornada según lo previsto en el tercer párrafo del artículo 37.6 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, se computarán incrementadas hasta el 100 por cien de la cuantía que hubiera correspondido si se hubiera mantenido sin dicha reducción la jornada de trabajo, a efectos de las prestaciones por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural e incapacidad temporal.

4. Cuando las situaciones de excedencia señaladas en los apartados 1 y 2 hubieran estado precedidas por una reducción de jornada en los términos previstos en el artículo 37.6 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, a efectos de la consideración como cotizados de los períodos de excedencia que correspondan, las cotizaciones realizadas durante la reducción de jornada se computarán incrementadas hasta el 100 por cien de la cuantía que hubiera correspondido si se hubiera mantenido sin dicha reducción la jornada de trabajo.