La variación de la demanda laboral durante el proceso

La demanda es uno de elementos más importantes en un procedimiento judicial puesto que determina la reclamación del trabajador a la empresa en base a unos determinados hechos. En el orden social no es obligatorio indicar los fundamentos jurídicos.

En base a esta demanda y a los hechos indicados en la misma, la empresa (o la parte demandada) preparara una contestación a la demanda y en relación con la misma una determinada prueba. En la jurisdicción social, la contestación a la demanda y la proposición de prueba se realiza en el mismo acto de la vista del juicio.

La posibilidad de variar la demanda viene recogido en el artículo 85.1 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social:

A continuación, el demandante ratificará o ampliará su demanda, aunque en ningún caso podrá hacer en ella variación sustancial

Este artículo hace referencia a la vista del juicio en el que, en primer lugar, tiene la palabra el trabajador para ratificarse en la demanda y hacer las aclaraciones que considere pertinentes, pero nunca se podrá modificar la demanda de manera sustancial.

Es decir, según el citado artículo se podrá aclarar o incluso eliminar algunas peticiones, pero no ampliar ni variar sustancialmente.

La clave de las ampliaciones será determinar cuando estamos ante una modificación sustancial.

De manera resumida, la jurisprudencia considera que existe una modificación sustancial cuando la variación hecha en la demanda genera indefensión a la empresa.

En este sentido, se crea indefensión cuando se introduce un hecho nuevo o petición y la empresa no ha traído prueba para desvirtuar dicha información. Por ejemplo, en una demanda por despido en demanda se solicita la improcedencia, y en el acto del juicio se solicita también la nulidad por que se considera que se ha vulnerado la dignidad del trabajador.

Por el contrario, aunque es siempre discutible, la jurisprudencia ha considerado que no existe indefensión cuando se introduce un hecho nuevo al procedimiento el cual es conocido por la empresa y, además, con los documentos existentes en el procedimiento puede defenderse.

Por ejemplo, en un procedimiento por despido de una trabajadora con reducción de jornada el cual no se ha solicitado la nulidad. Sin embargo, en un despido de una persona con reducción de jornada la consecuencia de la no procedencia es la nulidad y es un hecho que no debería ser desconocido por la empresa y no le genera indefensión.

¿Qué es lo que puede hacer el trabajador para introducir un hecho nuevo?

Para poder introducir hechos nuevos en la demanda, lo más recomendable sería presentar un escrito antes del día de la vista para que le de traslado a la empresa y no pueda alegar indefensión.

Normalmente, ni la empresa ni el juez suelen poner problemas a dicha ampliación, siempre que no suponga una variación del procedimiento, sino una ampliación de lo que ya se solicitaba en la demanda.

Si no se hace ante del día del juicio, sólo podríamos introducirlo en al inicio de la vista en el momento de ratificar la demanda. En dicho caso, la empresa puede oponerse y, en ese caso, el juez puede suspender la vista para que la empresa pueda defenderse o desestimar la ampliación efectuada y continuar con el procedimiento con lo puesto en la demanda.

¿Qué es lo que puede hacer la empresa?

Si el trabajador introduce hechos nuevos en la vista del juicio que sean de carácter sustancial, lo primero que puede pasar es que sea el propio juez el que inadmita la ampliación realizada. También puede, en función del juez y de cada caso, acordar la suspensión para que la empresa puede preparar la defensa pertinente.

Si por el contrario el juez no indica nada, la empresa tiene que formular protesto a la ampliación realizada y alegar la existencia de indefensión por una variación sustancial de la demanda. 

La protesta se realiza en virtud del artículo 24 de la Constitución Española, y, en caso de que no se haga se puede entender que se acepta tácitamente los cambios introducidos. Por lo tanto, es imprescindible formular protesto.

En cualquier caso, y para presentar una determinada prueba para los nuevos hechos indicados por el trabajador, es solicitar diligencias finales en virtud del artículo 88.1 de la Ley reguladora de la Jurisdicción social.

Una cuestión muy importante es, ¿debe contestar en la vista del juicio a las nuevas alegaciones la empresa? Depende, existen dos opciones y siempre existe un riesgo:

  1. Contestar a los nuevos hechos de la demanda, y que en base a esa contestación se considere que no existe indefensión y por lo tanto se acepten esos hechos.
  2. No contestar a los nuevos hechos de la demanda, alegando indefensión, pero que el juez considere que no genera esa indefensión por que no es una modificación sustancial, sino simplemente una aclaración.

Si finalmente los nuevos hechos son aceptados y son fundamentales para la estimación de la demanda, la empresa puede recurrir mediante el recurso de suplicación correspondiente siempre y cuando haya formulado el correspondiente protesto. Por ello, es fundamental realizar el protesto correspondiente.

¿Puede el juez pedir que se amplié o aclare la demanda?

Aunque no es un procedimiento que venga regulado en la legislación, y en principio tampoco tendría esa potestad, en ocasiones es el propio juez al inicio de la vista el que solicita al trabajador que presente un escrito aclarando algunos términos de la sentencia, suspendiendo la vista y concediendo un plazo corto (entre 4 y 10 días) para la subsanación.

Esa aclaración muchas veces se convierte en una verdadera ampliación y variación sustancial de la demanda.

¿Qué pasa en la práctica en los tribunales?

Está cuestión esta basada en mi experiencia y no es extrapolable a todos los casos.

Las ampliaciones de demanda realizada por los trabajadores antes de la vista (o incluso en la misma) suelen ser aceptada por los jueces, aunque sea una variación sustancial de la misma siempre que no afecte al procedimiento.

Es decir, es obvio que en una reclamación de cantidad no se puede intentar impugnar el despido, solicitar la extinción por los impagos o decir que es un procedimiento de vulneración de los derechos fundamentales, ya que son dos procedimientos totalmente diferentes, pero sí que permitiría modificar las cantidades que se reclaman en la demanda, siempre que están relacionadas con lo que ya se reclama.

En cualquier caso, aunque no existe un procedimiento como tal en la ley reguladora de la jurisdicción social, el juez suele suspender la vista si la nueva ampliación de la demanda no ha dado tiempo a la empresa a preparar la defensa.