La revisión de una incapacidad permanente

En todas las resoluciones en las que se reconozca un determinado grado de incapacidad, se deberá determinar el plazo a partir del cual se podrá instar la revisión del mismo por agravación o mejoría.

No obstante, en la práctica, a veces el INSS no realiza ningún tipo de revisión ni llamamiento al trabajador para verificar las limitaciones que padece.

El organismo encargado de las revisiones es el mismo encargado de declarar y calificar las incapacidades permanentes, esto es, el Instituto Nacional de la Seguridad Social -INSS en adelante-.

¿Hasta cuando se puede realizar una revisión de la incapacidad permanente?

En teoría, la revisión de la situación de incapacidad permanente puede producirse en todo tiempo y mientras el trabajador no haya cumplido la edad mínima de jubilación.

Esta cuestión es controvertida, ya que existe doctrina que considera que el trabajador debería tener derecho a revisar la incapacidad permanente, aunque se encuentre en edad de jubilación, cuando existe un empeoramiento.

En este sentido, de hecho la jurisprudencia ha considerado que no debe ser excluida la posibilidad de revisión de la incapacidad permanente en razón a la edad, cuando, pese al cumplimiento de la edad de jubilación, no se puede acceder a la pensión por carecer de alguno de los requisitos.

Por último, si que se podrá revisar la incapacidad permanente aunque se haya superado la edad de jubilación, si la incapacidad proviene de una enfermedad profesional, en virtud de la Circular Núm. 4/2003, de 8 de setiembre de 2003 del Ministerio de Empleo y de la Seguridad Social.

¿Cuándo se produce la revisión de la incapacidad permanente? ¿puede solicitarlo el trabajador?

La revisión de la incapacidad se puede producir por cualquiera de las siguientes causa:

  1. Solicitada por el trabajador (descarga el documento para solicitarla) fundada en un error de diagnóstico. También se podrá solicitar en caso de nuevas dolencias que puedan suponer una agravación que afecte a su capacidad laboral, o incluso curación de las dolencias que pueda suponer una mejoría.
  2. El INSS podrá realizar una revisión cuando el trabajador comience a trabajar ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia. Es indiferente que no haya transcurrido el plazo que se indica en la resolución para proceder a la revisión. En este caso, en función de la incompatibilidad que pueda existir entre la pensión y el trabajo desarrollado, se puede llegar a suspender el percibo de la pensión.
  3. Revisión realizada por el INSS o por el trabajador cuando se alcance el plazo establecida en la resolución para la revisión. Si no existen nuevas dolencias, el trabajador tendrá que esperar a dicho plaza para solicitar la revisión.

Además, hay que tener en cuenta que la mutua o el empresario en caso de que sea responsable del abono de parte de las prestaciones estará legitimado para solicitar la revisión de la incapacidad.

Es decir, estos agentes podrán solicitar la revisión si consideran que existe una mejoría.

Efectos de la revisión

La resolución de la revisión finalizara con alguno de estos efectos:

  • Confirmación del grado de incapacidad.
  • Modificación del grado de incapacidad y, en consecuencia, de la prestación.
    • La nueva cuantía  de la prestación pasará a percibirla a partir del día siguiente a la fecha de la resolución definitiva en que así se haya declarado.
    • Si el nuevo grado le da derecho a una cantidad a tanto alzado en lugar de una pensión, dejará de percibir la pensión a partir del día siguiente a la fecha de la resolución definitiva en que así se haya declarado y percibirá la parte de la indicada cantidad que, en su caso, exceda del importe total percibido en concepto de pensión.
  • Extinción de la incapacidad y, en consecuencia, de la pensión, sin tener que devolver ninguna cuantía.

Cuando en la resolución se mantenga el derecho a las prestaciones de incapacidad permanente, en caso de confirmación o modificación, se hará constar de nuevo un plazo a partir del cual se podrá instar la siguiente revisión.

¿Tengo que devolver alguna cantidad o indemnización recibida?

No. La respuesta a esta cuestión viene resuelta por el artículo 40 de la Orden de 15 de abril de 1969.

  1. Si se concede una incapacidad permanente de grado superior, pasará a percibir la nueva pensión a partir del día siguiente a la fecha de la resolución definitiva en que así se haya declarado.
  2. Si tenía derecho a una pensión y le conceden una indemnización, es decir, pasa de una total o absoluta a una parcial, dejará de percibir la pensión a partir del día siguiente a la fecha de la resolución definitiva en que así se haya declarado y percibirá la parte de la indicada cantidad que, en su caso, exceda del importe total percibido en concepto de pensión.
  3. Si tenía derecho a una indemnización, es decir una parcial, y pasa a una incapacidad total o absoluta comenzará a recibir la pensión cuando se haya descontado de la misma el importe correspondiente a las mensualidades de la cantidad alzada percibida que excedan de las transcurridas desde que se reconoció el derecho a ella
  4. Si se le elimina la incapacidad, ya sea total, absoluta o parcial, no tendrá que devolver ni la pensión ni la indemnización recibida.

Procedimiento y plazo para resolver

El procedimiento puede ser iniciado por:

  • La dirección provincial del INSS.
  • A instancia del interesado.  (Descarga el documento para solicitarla)
  • Entidades colaboradora de la Seguridad Social.
  • Empresarios responsables del pago de las prestaciones.

Una vez promovida la revisión, el INSS realizará de oficio cuantas actuaciones resulten necesarias para la determinación, conocimiento y comprobación de los datos médicos y lesiones del trabajador. Se podrá solicitar nueva documentación cuando la existente en el expediente fuese insuficiente.

Por otro lado, se dará traslado a la parte que haya iniciado el procedimiento para que presenta alegaciones en un plazo de 15 días.

El plazo para resolver y notificar es de 135 días desde la iniciación del procedimiento de oficio, o desde la recepción de la solicitud en la Dirección Provincial del INSS.

¿Tengo derecho a prestación por desempleo o subsidio? Cuantía y duración

Tal y cómo establece el artículo 274 de la Ley General de la Seguridad social, el trabajador que haya sido declarado plenamente capaz, o con una incapacidad parcial, tendrá derecho al subsidio por desempleo cuando estén inscritos como demandantes de empleo durante el plazo de un mes, sin haber rechazado oferta de empleo adecuada ni haberse negado a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión profesionales.

Este es el formulario que hay que cumplimentar para solicitar el subsidio.

Además, para tener derecho a dicho subsidio el trabajador tendrá que carecer de rentas de cualquier naturaleza superiores, en cómputo mensual, al 75 por ciento del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias.

La duración de este subsidio será de seis meses prorrogables hasta un máximo de 18, y la cuantía mensual del subsidio es igual al 80 % del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. En el año 2019, la cuantía es de 430,27 euros.

El pago del subsidio se realizará por mensualidades de 30 días, entre los días 10 y 15 del mes inmediato siguiente al que corresponda el devengo.