El trabajador, en función de la necesidad que tenga y su situación personal, puede solicitar una excedencia voluntaria o por cuidado de un menor cumpliendo unos determinados requisitos.

Estas dos excedencias otorgan diferentes derechos y tiene implicaciones en la Seguridad Social y empresa, por ello, son distintas las posibilidades de trabajar en otra empresa.

Trabajar en otra empresa durante una excedencia voluntaria

El único requisito que se exige para solicitar una excedencia voluntaria es llevar trabajando más de un año en dicha empresa. No existe ningún otro requisito ni tampoco el trabajador tiene que explicar las razones por las cuales solicita la excedencia.

Ahora bien, el trabajador el único derecho que tiene al finalizar la excedencia es el derecho preferente a un puesto, pero sin la obligación de que la empresa le reserve el puesto.

 

Durante el tiempo que hayamos solicitado de excedencia, no existe ningún impedimento legal para trabajar en otra empresa, salvo que el trabajador haya firmado un pacto de no competencia.

De hecho, es una práctica habitual que un trabajador que ha encontrado una nueva empleo, en lugar de notificar una baja voluntaria, prefiere coger una excedencia voluntaria para no cerrar la puerta, en caso de que en la nueva empresa no salgan las cosas como se esperaban.

Si el trabajador ha firmado con la empresa un pacto de no competencia, y el trabajador solicita una excedencia para acceder a otro empleo incompatible por el pacto alcanzado, podría ser sancionado por la empresa, incluso con el despido disciplinario, además de solicitarle la devolución de las cuantías abonadas por el pacto alcanzado.

Trabajar en otra empresa durante una excedencia por cuidado de un hijo o un familiar

La excedencia para cuidado de un hijo o un familiar tiene una causa definida y, a diferencia de la anterior, tiene repercusiones de cara a la empresa y a la Seguridad Social.

En primer lugar, obliga a la empresa a reservar al trabajador un puesto de trabajo durante el tiempo que dure la excedencia.

Por otro lado, aunque la empresa no cotiza a la Seguridad Social, el trabajador se encuentra en situación asimilada al alta y se entiende dicho periodo cotizado a los efectos de jubilación o incapacidad permanente.

Todas estas ventajas se tienen en virtud de que la excedencia se pide para conciliar la vida laboral y familiar, esto es, la necesidad de cuidar a un hijo o a un familiar.

En consecuencia, sería fraudulento solicitar este tipo de excedencia para trabajar en otra empresa y sancionable con el despido disciplinario por la empresa.

Ahora bien, ¿y si existe otro trabajo que permite trabajar y a la vez cuidar al hijo o familiar?

La jurisprudencia considerado adecuado y procedente trabajar en otra empresa, siempre que ese nuevo trabajo permita compatibilizar el cuidado del familiar mejor que el anterior empleo en el cual se ha solicitado la excedencia.

Para acreditar esta situación, habrá que valorar el horario, la ubicación y la jornada de trabajo del nuevo empleo respecto al que se ha solicitado la excedencia. Por lo que se tendrá que analizar cada caso de manera individual.

En definitiva, no se puede solicitar esta excedencia con el objetivo de trabajar en otro lado, pero sí que sería posible trabajar en otra empresa si permite conciliar la vida laboral y familiar mejor que en la empresa en la que se solicita la excedencia.

¿Tengo derecho a prestación por desempleo?

Si se encuentra un nuevo empleo, y éste no finaliza por baja voluntaria, se tendrá derecho a la prestación por desempleo, cogiendo como base para el cálculo de la prestación la media de los últimos seis meses.

Pero no se tiene derecho al desempleo al solicitar la excedencia voluntaria, sea cual sea el tipo de excedencia voluntaria. La única opción, es trabajar si es posible durante la excedencia.