01. La incapacidad temporal

Normalmente, la concesión de una incapacidad permanente viene precedida de una baja laboral, es decir, de una incapacidad temporal.

Esta baja laboral puede prolongarse durante 545 días, aunque excepcionalmente se puede conceder una prórroga de 180 días más. No es necesario agotar todo el periodo de tiempo que la legislación establece para una incapacidad temporal antes de que nos concedan la incapacidad permanente.

De hecho, si el Instituto Nacional de la Seguridad Social considera que las lesiones que padece el trabajador tienen carácter definitivo (o de mejoría en medio o largo plazo) puede conceder la incapacidad permanente en cualquier momento. Así mismo, si el trabajador también considera que sus lesiones son permanentes puede solicitar la incapacidad permanente si el INSS no lo realiza por su cuenta. Para ello, tiene que presentar una documentación como se explica en esta entrada, y en caso de ser denegada, tendrá que presentar una demanda en los juzgados.

Volviendo al tema de la incapacidad temporal, las dudas más frecuentes de los trabajadores vienen relacionados con el salario que se va a percibir durante el tiempo de baja, así como la posibilidad de un despido o de una baja voluntaria por parte del trabajador.

En primer lugar, en cuanto al salario que va a percibir el trabajador, salvo que el convenio establezca otra cosa, el trabajador va a percibir las siguientes cuantías mientras este de baja:

  1. Los tres primeros días no se percibe nada
  2. Del cuarto día al vigésimo primero, se percibe el 60% del salario.
  3. A partir del vigésimo segundo dia de baja, se percibirá el 75% del salario.

Para el cálculo de estos porcentajes, habrá que coger la base de contingencias comunes (en caso de baja por enfermedad común o accidente no profesional) o contingencias profesionales (en caso de baja por accidente o enfermedad profesional).

Si quieres ampliar más información sobre el salario que percibes, puedes leer estos artículos:

La causa de la baja es una dato personal del trabajador que el empresario no tiene derecho a conocer, la única obligación del trabajador, y derecho del empresario, es entregar los partes de baja y alta laboral en los plazos que se indican en esta entrada.

Todas estas cuestiones han sido tratadas en diferentes artículos en cuestiones laborales:

  1. ¿Cuánto se cobra estando de baja por accidente de trabajo?
  2. Baja voluntaria estando de baja médica
  3. ¿Me pueden despedir estando de baja?

Las consecuencias de que una baja sea derivada de una enfermedad común o accidente no laboral (contingencia común) o una enfermedad profesional o accidente laboral pueden tener bastante trascendencia económica para el trabajador.

Es por ello, que existe un procedimiento por el cual podemos reclamar que se nos cambie la contingencia de la baja. De hecho el procedimiento se denomina como determinación de contingencias.

02. La solicitud de incapacidad permanente

La solicitud de incapacidad permanente puede hacerla el trabajador en cualquier momento, se encuentre de baja por incapacidad temporal o se encuentre trabajando.

No obstante, también puede iniciarse el procedimiento a instancias del servicio médico, o a instancias de la Seguridad Social o mutuas de trabajo.

Cómo solicitar una incapacidad permanente

Todos los pasos y cuestiones importantes que debe conocer el trabajador para solicitar la incapacidad permanente.

Una vez presentada la correspondiente solicitud, el INSS tiene un plazo de 135 días para resolver. Normalmente la INSS realizará una resolución concediendo o denegando la solicitud, en caso de que transcurran 135 días sin que respondan la solicitud se entenderá desestimada.

No podemos presentar demanda, sin antes haber agotado la vía administrativa, esto es, sin haber presentado la solicitud ante el INSS.

Por ello, el artículo 71 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social establece que una vez recibida la resolución, tenemos un plazo de 30 días (hábiles) para presentar la reclamación administrativa previa, que deberá interponerse ante el órgano competente que haya dictado resolución sobre la solicitud inicial.

Por su parte el INSS tiene un plazo de 45 días para resolver el recuro. Al igual que antes, en caso de que pase el plazo sin responder, debemos entender que la resolución ha sido desestimada.

En cualquiera de los dos casos, tendremos que presentar demanda en el plazo improrrogable de treinta días, a contar desde la fecha en que se notifica la denegación de la reclamación previa.

La principal pregunta que se hace un trabajador cuando va a solicitar una incapacidad permanente es la cuantía de la pensión que va a recibir.

Esta cuestión depende de dos factores principalmente: el grado de incapacidad permanente y la base de contingencias del trabajador.

¿Cuánto voy a cobrar si me dan una incapacidad permanente?

Descubre cuanto vas a cobrar en caso de que te concedan una incapacidad permanente, ya que depende de tu base reguladora y grado de incapacidad.

03. Requisitos para la concesión de una incapacidad

Tres son los requisitos fundamentales para la concesión de una incapacidad permanente:

01 Cotización previa

Cuando la incapacidad derive de accidente (laboral o no) o enfermedad profesional, no se exige período de cotización, salvo que se trate de una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez por accidente no laboral y el trabajador no se encontrase en situación de alta ni asimilada, en cuyo caso, se le exigirá un período genérico de cotización de 15 años y un período específico de cotización de 3 años cotizados en los últimos 10.

Por otro lado, en caso de enfermedad común si el trabajador es menor de 31 años en la fecha del hecho causante: se debe de tener cotizado un tercio del tiempo transcurrido entre la fecha en que se cumplió 16 años y aquella en que se produce el hecho causante.

Si por el contrario, es mayor de 31 años en la fecha del hecho causante: se debe de tener cotizado un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que se cumplió 20 años y aquella que se produce el hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de cinco años. Además, al menos una quinta parte del periodo exigible deberá estar comprendida dentro de los 10 años inmediatamente anteriores al momento de causar la prestación.

En caso de una incapacidad permanente parcial para la profesión habitual, el período mínimo de cotización exigible será de 1.800 días, que han de estar comprendidos en los diez años inmediatamente anteriores a la fecha en la que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que se derive la incapacidad permanente.

02. Situación de alta o asimilada al alta

Situación de alta, es aquella en la que se encuentra un trabajador contratado por una empresa.

Sin embargo, situaciones asimiladas al alta es la situación en la que se encuentra el trabajador que ha finalizado la relación laboral, y sin embargo se conserva la situación de alta. Las situaciones más comunes son; cobrando la prestación por desempleo, excedencia forzosa o por cuidado de un familiar o hijo o suspensión de la relación laboral entre temporadas de un trabajador fijo discontinuo.

Excepcionalmente, no será estar de alta (o asimilado al alta) en las pensiones de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez derivadas de contingencias comunes. Siempre y cuando se tenga cotizado como mínimo 15 años, distribuidos de la siguiente forma (apdo. 3 b) Art. 195 ,LGSS): Si el causante tiene cumplidos 31 años de edad, la cuarta parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que se haya cumplido los 20 años y el día en que se hubiese producido el hecho causante, con un mínimo, en todo caso, de 5 años. En este supuesto, al menos la quinta parte del período de cotización exigible deberá estar comprendida dentro de los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante.

03. Patología médica

Deberá existir una enfermedad o lesión, ya sea física o psíquica, con carácter permanente o por lo menos no sanable a corto plazo que impida realizar trabajar.

En función de si estas limitaciones afecta a todo tipo de trabajo o al trabajo habitual se concederá uno u otro grado de incapacidad.

No se puede establecer ninguna tabla o resumen sobre que tipo de incapacidad corresponde según la lesión, ya que cada caso es diferente.

Por ejemplo, una depresión puede ser causa de una incapacidad permanente absoluta, o de no concesión de una incapacidad permanente, en función de su gravedad.

¿Qué paso si no reúno alguno de los requisitos?

En dicho caso, no se concederá la incapacidad permanente. Es decir, no se puede conceder sin derecho a prestación.

04. La declaración de incapacidad permanente

Existen diferentes grados de incapacidad permanente, en función de las limitaciones que padece el trabajador.

Con la concesión de una incapacidad permanente, se establece una paga vitalicia cuya cuantía depende de dos factores; el grado de incapacidad que se concede al trabajador, así como su base de cotización.

  1. Incapacidad permanente parcial. Se concede al trabajador que tiene alguna limitación funcional, pero que no le impide realizar su trabajo. En este caso sólo se tendrá derecho a una indemnización.
  2. Incapacidad permanente total Se concede al trabajador que no puede realizar las principales tareas de la que es considerado como su trabajo habitual (en este enlace explicamos que se entiende por trabajo habitual a estos efectos), pero si que puede realizar otro tipo de tareas. De hecho, como más adelante explicaremos es perfectamente compatible con otro trabajo. La pensión será del 55% de la base, que podrá ser ampliada un 20% automáticamente a partir de los 55 años, o antes si se acredita que se tiene mucha dificultad para encontrar otro empleo.
  3. Incapacidad permanente absoluta El trabajador no puede realizar su trabajo ni habitual ni la mayoría de los empleos. La cuantía de la prestación será del 100% de la base reguladora.
  4. Gran invalidez. El trabajador no sólo no puede trabajar, sino que necesita ayuda para desarrollar las tareas habituales de su vida cotidiana. La pensión será como mínimo el 100% de su base reguladora.

Con la concesión de una incapacidad permanente, la empresa tendrá que finiquitar la relación laboral, sin derecho a indemnización salvo que lo indique el convenio colectivo. Además, la empresa tendrá la obligación de reservar el puesto de trabajo durante un máximo de dos años si se considera que existe posibilidad de que el trabajador se recupere de sus dolencias.

Por otro lado, salvo que lo establezca el convenio colectivo, la empresa no tiene la obligación de ofrecer otro puesto de trabajo compatible con las dolencias y lesiones del trabajador.

Recolocación en otro puesto de un trabajador con incapacidad permamente

Recolocación en otro puesto de trabajo en la misma empresa cuando conceden al trabajador una incapacidad permanente total.

Finiquito y liquidación por declaración de incapacidad permanente

Liquidación, finiquito y reserva del puesto de los trabajadores que se le concede una incapacidad permanente total, absoluta o de gran invalidez.

¿Puedo trabajar en otra empresa? ¿Existe un límite de salario que pueda cobrar compatible con la pensión de incapacidad?

No existe ningún problema de trabajar en cualquier empresa con una incapacidad permanente parcial, pero sí que puede haber problemas con los otros grados de incapacidad.

En primer lugar, con una incapacidad permanente total se podrá trabajar siempre y cuando sea compatible las lesiones por las cuales nos han concedido la incapacidad permanente con el nuevo trabajo.

No es tan importante el sector, ya que puede ser el trabajo en el mismo sector pero con diferentes funciones, sino las tareas que se realizan. Es importante indicar, que la cuestión de compatibilidad es una cuestión más médica que jurídica.

En cualquier caso, es aconsejable solicitar a la Seguridad Social la compatibilidad del trabajo con la pensión de incapacidad. Este trámite es obligatorio en el caso de enfermedad profesional.

En caso de que encontremos un empleo compatible, no existe un límite de salario ni de ingresos que podamos tener para que nos saquen la pensión. Siempre serán compatibles las dos ingresos. Ahora bien, no podremos cobrar el aumento del 20 % si tenemos otro trabajo, aunque superemos la edad de 55 años.

¿Puedo trabajar con una incapacidad permanente absoluta o Gran Invalidez?

Posibilidad de trabajar mientras se percibe la prestación por una incapacidad permanente absoluta o de Gran Invalidez.

Tengo una incapacidad permanente total, ¿Puedo trabajar?

Posibilidades del trabajador de trabajar en la misma u otra empresa si tienen reconocida una incapacidad permanente total.

05. Revocación de la incapacidad permanente por mejoría

La incapacidad permanente no tiene por que ser definitiva.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social puede revisar anualmente, o con otra periodicidad, las incapacidades permanentes para bajar el grado, o en su caso, eliminar la incapacidad permanente, en caso de mejoría de la salud, siempre y cuando no se alcance la edad de jubilción.

¿Cuándo se puede realizar la revisión?

El instituto Nacional de la Seguridad Social sólo puede realizar la revisión de una incapacidad permanente en dos situaciones diferentes.

  1. una vez superado el plazo de revisión indicado en el resolución por la cual se concedió la incapacidad permanente.
  2. En caso de que el trabajador comience a realizar una actividad laboral.
  3. Para el caso de que finalmente revoquen la incapacidad peremanente que se había concedido, el trabajador tiene dos opciones:

    • Si ha transcurrido menos de dos años de la concesión de la incapacidad permanente, tiene reserva del puesto de trabajo y por tanto tendrá que ser readmitido obligatoriamente en su anterior empresa manteniendo las condiciones laborales.
    • Si han transcurrido más de dos años, ya no tendrá reserva del puesto de trabajo. En este caso, podrá solicitar el subsidio de desempleo correspondiente al 80% del IPREM, tal y cómo se recoge el artículo 274 de la Ley General de la Seguridad Social.

    Además de estas dos cuestiones, es obvio que el trabajador siempre podrá impugnar judicialmente dicha revocación por mejoría de la incapacidad permanente, para que se mantenga la incapacidad permanente que se tenía, así como la pensión correspondiente.